¿Qué es la autenticidad?
¿Es posible hoy en día, en las condiciones en las que vivimos, alcanzar ese estado de autenticidad?

La autenticidad es ser realmente uno mismo y del todo en cada situación. Esto parece que define ya la autenticidad, pero todavía falta esclarecer qué significa realmente ser uno mismo y del todo.

Características de la autenticidad.

La autenticidad es una respuesta inmediata, directa, inteligente, sencilla, ante cada situación. Es una respuesta que se pro­duce instantáneamente desde lo más profundo del ser, una respuesta que es completa en sí misma, y que, por lo tanto, no deja residuo, no deja energía por solucionar, no deja emociones o aspectos por resolver. Es algo que, por el hecho de ser acción total, una acción en que la persona lo expresa y lo da todo, liquida la situación en el mismo instante.

La autenticidad es la sencillez. Es lo más sencillo que hay, porque es lo que surge después de que se ha eliminado lo complejo, lo compuesto, lo adquirido.

La autenticidad es la expresión más genuina de la liber­tad interior, libertad ésta que está en oposición a todo con­dicionamiento, que es la expresión directa de nuestro ser más profundo, podríamos decir más primario.

Otro aspecto de la autenticidad es que proporciona la evidencia, la certeza, la claridad, en cada momento, para valorar toda situación. En realidad, la situación implica, ya en sí misma, nuestra respuesta, porque la situación y nuestra respuesta no son dos cosas distintas, sino que cons­tituyen una sola cosa. Esto solamente es posible verlo cuan­do la mente no está dividida, cuando la mente no separa al sujeto del objeto, cuando la mente está abierta y percibe, en un solo campo de visión, todo lo que está sucediendo en aquel instante, lo que acontece en uno como sujeto, como perceptor y reactor, y lo que está ocurriendo en el exte­rior como estímulo, como reactivo; todo es y forma un único campo.

Esta libertad interior se traduce en una disponibilidad. Disponibilidad significa que la persona no está encerrada dentro de una línea, de una estructura prefijada, que no tiene que hacer un esfuerzo para trasladarse de una estruc­tura a otra. La autenticidad es ser y estar en el Centro, por lo tanto en el punto óptimo para encaminarse en cualquier dirección. La autenticidad es, al mismo tiempo, una expe­riencia constante de satisfacción, de gozo, de felicidad, porque se está viviendo ese contenido profundo, ese contenido de plenitud.

¿Cómo vivimos la autenticidad?

Todo esto parece un poco algo así como un sueño, en unos tiempos en que estamos viviendo en un mundo lleno de reglamentos, lleno de obligaciones. Hoy casi no se conoce la autenticidad, e incluso sabemos que no es posible o tal vez deseable esa autenticidad. Desde jóvenes se nos ha educado, no tratando de que nosotros descubriéramos lo que somos en nosotros mismos, sino valorándonos siem­pre en función de nuestras actividades, de nuestro rendi­miento, siempre en comparación con los demás. Tanto es así que prácticamente éste parece, a simple vista, el único modo de conocernos: yo soy bastante honrado (bastante es un término comparativo); yo soy muy activo, yo soy más rico, yo soy muy emprendedor. Más, menos, es decir, siem­pre en relación con algo. En todo momento nos estamos definiendo respecto a los demás. Se nos ha dicho que un ser humano vale lo que es capaz de hacer, vale el valor que se le da, y, como este valor depende de su éxito, de su presti­gio, de su valoración social, esto ha hecho que nosotros, desde pequeñitos, nos apoyemos en querer que los demás nos juzguen bien, nos valoren, en que estemos siempre pendientes de estos esquemas de valoración social.

Y, así, organizamos nuestra conducta, nuestros valores, y estima­mos a las personas según que nos valoren, que nos reco­nozcan más o menos. Estamos viviendo en virtud de una valoración comparativa constante. Nunca se nos ha valora­do, nunca se nos ha educado para que nosotros tratemos de descubrir qué somos nosotros mismos, en nosotros mis­mos, por nosotros mismos.

De este modo, nos sentimos satisfechos cuando nues­tro valor queda afirmado, confirmado, aceptado o recono­cido por los demás, y nos sentimos insatisfechos cuando no se nos reconoce, cuando se nos critica. Tanto es así que, si unos nos valoran y otros nos critican, llega un momento en que no sabemos si valemos o no; estamos a merced de nues­tra cotización social.

Y esta necesidad de aparecer de un modo, para merecer unos juicios determinados, nos aleja cada vez más de nues­tra posibilidad de ser. Hemos de cuidar las apariencias ante los demás y ante nosotros mismos.

Cuando uno hace algo que va en contra de su valoración exterior, uno mismo se siente indispuesto, uno mismo se siente deprimido. Estamos tan pen­dientes de esta valoración que hemos hecho de nosotros mismos, del yo triun­fante, del yo victorioso que, cuando algo de nuestra experiencia contradice esa valoración, nos sentimos disminuidos; vivimos más en nuestra idea que en la experiencia genuina que podamos te­ner de lo que uno realmente es. Hemos trasladado nuestra vida desde un plano vivencial directo a un plano de inter­pretación intelectual constante. De este modo estamos edi­ficando un sistema de valores completamente falso, com­pletamente artificial, que nos aleja de nosotros mismos.

Se ha llegado a decir que esto es inevitable, que esto es lo normal, lo natural, y que las cosas son de este modo y hay que seguir el juego y nada más.

Tomada de la red: (La Página de la Vida)

Vistas: 1244

Los comentarios están cerrados para esta publicación de blog

Clasificados ¡Gratis!

Última actividad

GERMAN ANTONIO RODRIGUEZ DEUS publicó una conversación
Hace 6 horas
franz freites compartió su conversación en Twitter
Hace 8 horas
franz freites compartió su conversación en Facebook
Hace 8 horas
franz freites compartió su conversación en Facebook
Hace 8 horas
franz freites compartió su conversación en Google +1
Hace 8 horas
franz freites publicó una conversación

CORREO@TUYERO INFORMA:CEIS AÑO INTERNACIONAL DEL NIÑO REINICIA SUS CLASES EN CONDICIONES DEPLORABLES EN URB:PAROSCA DE OCUMARE DEL TUY.

EL SR.FRANZ FREITES REPORTERO CIUDADANO DEL CORREO TUYERO INFORMA:QUE EL PREESCOLAR C.E.I.S. AÑO INTERNACIONAL DEL NIÑO REINICIAS SUS ACTIVIDADES ESCOLARES EN CONDICIONES DEPLORABLES.EL TECHO ESTA FULL DE HUECOS Y SE MOJA POR TODAS PARTES DESDE HACE 10 AÑOS QUE ESTAMOS DENUNCIANDO ESTE GRAVE PROBLEMA EN LA URBANIZACION CRISTOBAL ROJAS DE "PAROSCA"EN OCUMARE DEL TUY.ESTADO MIRANDA. PeriodicoComunitarioDigitaldelTuy@CorreodeParosca "Informando la verdad primero".…Ver más
Hace 8 horas
franz freites compartió su entrada de blog en Twitter
Hace 8 horas
franz freites compartió su entrada de blog en Facebook
Hace 8 horas
franz freites compartió su entrada de blog en Facebook
Hace 8 horas
franz freites compartió su entrada de blog en Twitter
Hace 8 horas
franz freites compartió su entrada de blog en Facebook
Hace 8 horas
A franz freites le gustó el blog Las consecuencias de la ignorancia (tan popular hoy en día) de German Gamez Otero
Hace 9 horas
A franz freites le gustó el blog Bandera Roja: Maduro ha demostrado total incapacidad para gobernar al país en esta crisis de Juan José Ojeda Díaz
Hace 9 horas
A franz freites le gustó la conversación ¡MADURO VIAJANDO Y EL PUEBLO PELANDO! de César Arismendi
Hace 9 horas
franz freites compartió su conversación en Twitter
Hace 9 horas
franz freites compartió su conversación en Facebook
Hace 9 horas
Entradas de blog de María Angélica
Hace 10 horas
Juan José Ojeda Díaz compartió su entrada de blog en Facebook
Hace 12 horas
A Juan José Ojeda Díaz le gustó el blog MAS llama al Gobierno a activar red de supermercados para vender productos de operativos de Juan José Ojeda Díaz
Hace 12 horas
Entradas de blog de Juan José Ojeda Díaz
Hace 12 horas

© 2015   Creada por TwitterVenezuela.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio